Más vale lo malo conocido…

Las elecciones presidenciales en Francia son toda una declaración de intenciones para Europa. Los partidos de siempre, los socialistas y la derecha moderada republicana, desparecieron para la segunda vuelta. Y, en el país de los ciegos…Macron ha sido la solución. Ya saben, más vale lo malo conocido…

A sus 39 años Emmanuel Macron será, en el momento de su investidura, el presidente más joven de la V República.

Además de ser funcionario público (si se fijan, casi todos los políticos los son), prefirió ganar más dinero dedicándose a la banca de inversiones.

Trabajó en el banco francés Rothschild & Cie, para pasar a convertirse en asesor económico, y delfín, del presidente de la República François Hollande llegando a ser nombrado ministro de Economía en 2014. Pero, viendo desde dentro que el barco socialista hacía aguas, tuvo la genial idea de abandonarlo en 2016 para montar su “movimiento político de centro” En marche…un nombre que coincide con sus iniciales (E.M.) Llegó a decir lo de: “La honestidad me obliga deciros que ya no soy socialista”.

Y ha sabido jugar la carta de las debilidades de sus rivales, los partidos tradicionales y sus escándalos… con un conciliador programa que apenas ha enseñado, en el que ha prometido de todo a todo el mundo…avisando de la desgracia que supondría caer en los infiernos con la derecha de Marine Lepen.

Y ha sido la gran solución para una Europa que veía que se le acaba el invento, y para las grandes empresas, que, gracias a un socialista que ha vivido de la banca de inversiones, no ven peligrar su control de la Economía.

El gran problema de un programa que trata de contentar a todos, su verdadero talón de Aquiles, es su viabilidad económica y de dónde podrán obtener los fondos para contentar a tantos. ¿No les suena a futuros recortes?

Porque un simple análisis deja claro que el equipo de Macron fía la viabilidad de sus promesas a un nuevo modelo de crecimiento (crecer lo soluciona todo, porque dicen lo mismo tanto Mariano como Luis de Guindos) mediante un plan de inversión de 50.000 millones de euros, una política fiscal “más justa”( lo dicen todos…) que permita esta inversión junto a la siempre anunciada (e imposible) reducción del gasto público … Reduciendo el paro al 7%, con un pacto en los organismos del estado y modernizando la función pública. ¡Toma ya!

Salvo lo del 7% … ¡todo lo demás es muy parecido a lo que promete Mariano!

Ya lo dijo Clemenceau : “Es preciso saber lo que se quiere; cuando se quiere, hay que tener el valor de decirlo, y cuando se dice, es menester tener el coraje de realizarlo”

¿Ustedes se creen lo de Macron? … teniendo en cuenta que a Mariano le votan…

Advertisements

About dezabaleta

Economista
This entry was posted in Política Económica and tagged , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s