La Economía del bien común

Economía del Bien Común

El economista austríaco Christian Felber propuso implantar y desarrollar una verdadera economía sostenible y alternativa a los mercados financieros en la que necesariamente tienen que participar las empresas.

Se trata de una alternativa real al capitalismo de mercado y a la economía planificada.

En la economía real actual se mide el éxito económico mediante cifras e indicadores monetarios como el producto interior bruto y los beneficios que dejan de lado a los seres humanos y al medio en el que vivimos. Estos indicadores no nos dicen nada sobre si hay guerras, o si se respetan los derechos humanos y nuestro entorno, etc. Del mismo modo, una empresa que tenga beneficios no nos informa prácticamente nada sobre las condiciones de sus trabajadores ni sobre la calidad de lo que produce ni cómo lo produce.

Aunque esta Economía del Bien Común es un experimento de ingeniería social que ha sido muy criticado (fundamentalmente por los grandes beneficiados por el capitalismo radical), tiene una gran lógica. Intentar acabar con los engaños…

En un momento en el que la sociedad se siente engañada por el tema de las Pensiones (el Fondo de Reserva de la Seguridad Social se agota) y por el Déficit (la inminente multa a España por incumplir el techo de déficit público pactado para 2015 demuestra las artimañas de De Guindos), la verdadera Economía Social es la única solución para tanta incompetencia en política económica.

Cuando John Maynard Keynes publicó su Teoría General el mundo estaba sufriendo todavía el masivo desempleo de la gran depresión. La desilusión era total respecto a un orden económico que dejaba a tantos hombres sin trabajo.

En esta obra escribe: “Los principales inconvenientes de la sociedad económica en que vivimos son su incapacidad para procurar la ocupación plena y su arbitraria y desigual distribución de la riqueza y de los ingresos”.

Y ante tal diagnóstico era el Estado el encargado de lograr el pleno empleo: incrementando el gasto, manteniendo bajas tasas de interés para alentar la inversión, reformando el sistema fiscal, mejorando la distribución del ingreso y regulando el comercio exterior. ¿No les parece una Economía del Bien Común?

Como dijo Galbraith: “Hay algo maravilloso en ver una mayoría equivocada asaltado por la verdad” ….

 

Mark de Zabaleta

Advertisements

About dezabaleta

Economista
This entry was posted in Política Económica and tagged , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s